Recibir IN-ON

Súmate a nuestro Facebook

Instagram

Entradas recientes

La Ciencia de la Escuela

Helicóptero tripulado por los estudiantes que nos visitaron

La Ciencia de la Escuela

Con motivo de la Semana de la Ciencia (12-16 de Noviembre) más de 200 estudiantes de la ESO y bachillerato han participado en nuestras actividades, han pasado un buen rato y han descubierto experimentos atractivos y tecnología de última generación. El Laboratorio de Química y el grupo de investigación de vehículos aéreos no tripulados (UAV,S) han sido los encargados de las actividades. El Computer Vision Group – UPM nos ha contado los usos de aviones no tripulados para diferentes aplicaciones como estudios sobre el cambio climático, inspecciones a áreas  peligrosas (como puede ser un volcán en activo o una zona radiactiva) El grupo UAV durante la visita a ETSI Industriales El laboratorio trabaja con diferentes vehículos no tripulados, entre los que destacan varios modelos de helicópteros. Algunos de esos vehículos tienen un ordenador a bordo, y otros funcionan transmitiendo la señal a un ordenador conectado en remoto. Una señal GPS permite saber su posición, y nuestros helicópteros están modificados para mejorar la precisión, con la incorporación de más sensores de los estándar. La altura se mide con un sensor de ultrasonido y la velocidad mediante una cámara que apunta hacia abajo. Helicóptero tripulado por los estudiantes que nos visitaron El helicóptero, además tiene a bordo varias cámaras, mediante las cuales se pueden tomar fotografías. Las cámaras tienen un algoritmo de visión para realizar las imágenes y estabilizarlas, ya que al ser un vehículo volador, puede tener ciertas turbulencias. El vehículo puede llegar a estar 24 horas en correcto funcionamiento. Los jóvenes pudieron pilotar alguno de los vehículos mediante un Iphone convirtiendo las pistas de tenis en una pista de despegue y aterrizaje de lo más divertida.   El Laboratorio de química fue la otra actividad del programa Uno de los primeros experimentos que se realizaron fueron los “Ensayos a la llama y  Espectros de emisión”. Mediante el experimento lo que se intenta conseguir es ser capaz de diferenciar  la composición química de las diferentes sales metales a través del color de  su llama. Se utilizaron Cobre (azul verdoso), Sodio (amarillo), Potasio (Púrpura), Calcio (Rosa) y Estroncio (Rojo). Algunas de estas sales  se utilizan en pirotécnica, debido a los colores brillantes que emiten al ser quemadas. La misma técnica se puede utilizar para identificar metales en cuerpos celestes. De hecho, dado que algunos metales de transición y tierras raras con muy escasos en la Tierra y son fundamentales en algunas de las tecnologías emergentes se está planteando la viabilidad económica de buscarlos en el espacio exterior. Una Empresa (Planetary Resources, financiada por en parte por Google y por el cineasta James Cameron) pretende hacer expediciones a  asteroides cercanos a la tierra con el de de extraer metales preciosos y escasos en nuestro planeta. Momento de la visita al laboratorio de Química de la ETSII El segundo experimento constaba de analizar la composición de una disolución (cualitativa y cuantitativa) a través del espectro de colores que absorbe la misma. La luz blanca contiene todos los colores del espectro visible y la absorción de la misma por la materia produce colores de los objetos que observamos. Para ilustrar esta técnica experimental se tomaron dos muestras de agua provenientes del Río Manzanares y del río Henares,, para comprobar su grado de contaminación en un cierto metal. Tras añadir una disolución preparada previamente se puede determinar si el agua está contaminada si se transforma en azul, y si no lo está se quedará transparente. Para conseguir que la técnica sea cuantitativa, se introduce la muestra en un espectrómetro UV para saber exactamente qué cantidad de contaminación tiene esa agua, mediante el análisis de la cantidad y composición exacta de los colores que absorbe. Experimento en el laboratorio de química de la ETSII Otro de los experimentos que se llevaron a cabo fue “La serpiente del Faraón”, un ensayo de combustión. Se mezcla nitrato amónico, sacarosa y un hidrocarburo para generar la reacción química. También pudimos observar un “Jardín Químico” donde se comprueba el comportamiento de las sales en una disolución de agua y silicato de sodio (50-50). Las sales que se utilizaron son Cloruro de calcio, cloruro de cobalto, cloruro de hierro, sulfato de cobre y sulfato de níquel. El Jardín Químico que mostramos durante la visita a la ETSII