Entradas recientes

@industrialesupm

El bosón de Higgs se desintegra en muones, partículas elementales emparentadas con el electrón. ow.ly/8e1F50BGDEx

Hace alrededor de 6 horas del Twitter de Escuela Industriales vía Hootsuite Inc.

Instagram

Recibir IN-ON

Inyectemos automotivación en la prórroga del estado de alarma

motivacion estado alarma

Inyectemos automotivación en la prórroga del estado de alarma

La vida es una experiencia en primera persona y como tal somos los responsables de dirigirla y gobernarla. La motivación es el motor que nos ayuda a producir la energía que necesitamos para alcanzar nuestros objetivos, deseos y sueños; es el darse a uno mismo las razones y el entusiasmo con el que provocar un determinado comportamiento. Motivarse no es fácil: en ocasiones la automotivación surge de forma natural, casi sin esfuerzo; pero en muchos otros momentos, nace de la necesidad de luchar contra el desaliento, la pereza, el aburrimiento, el cansancio, la desgana, la falta de autoconfianza, la sensación de desbordamiento y situaciones complicadas como la que estamos viviendo y que necesitan de esfuerzos extraordinarios.

Te propongo revisar en qué medida cuidas las CLAVES que a continuación te presento y que espero puedan ser herramientas, muchas de ellas a tu alcance, para aprender a automotivarte y así diseñar el camino hacia el logro de tus metas:

  • Antes de actuar, reflexiona: Volvamos a conectar con la “S” del sentido del primer artículo. A dónde quieres llegar, cuál es el motivo, ese para qué, qué conseguirás cuando, a dónde te llevará. La motivación nos impulsa hacia lo que queremos y es importante que esté bien definido ya que será el lugar que nos sostendrá y hacia dónde mirar cuando vayan apareciendo los obstáculos.Pero además, haz un análisis de lo que te está funcionando hasta el momento, de lo que te acerca a la meta. Pero también sé crítico/a con lo que ya sabes que no funciona pero que repites. Reconoce tus excusas trampa preferidas. Cuáles son los puntos fuertes y débiles de tus estrategias.
  • Identifica tu diálogo interno: ¿Reconoces en ti a un/a animador/a interno/a? No permitas que habiten en ti pensamientos que te desmotivan y que jamás dirías a una persona que tratases de animar a alcanzar lo que se ha propuesto.
    Gritémonos ese “¡VAMOS!” de Rafa Nadal cuando los partidos se complican.Filtremos nuestros pensamientos con el criterio de la utilidad: en qué medida me alejan o acercan a mi meta.
  • La riqueza de los errores: los errores hacen parte de la vida y depende de ti que aceptes que somos seres imperfectos y que puedes transformarlos en algo valioso. No hay fracasos; hay experiencias y resultados. Sin error no hay descubrimiento. Llénate de la sabiduría de elegir con qué tropiezos y caídas quedarte y así aprender a avanzar con mayor seguridad y claridad.
  • Lo importante es empezar: como dice un proverbio chino “hasta el viaje más largo empieza con un primer paso”. Las ganas no vienen solas: no es cierto que primero hay que tener ganas y después actuar. Un vez iniciada la tarea es más fácil continuarla e incluso finalizarla; se alimentará de la curiosidad por dar más pasos y por la satisfacción que vayas sintiendo al alcanzar lo propuesto. Ver que vas caminando es en sí motivante.
  • Planifica metas alcanzables: planificar significa ordenar un proceso en operaciones sencillas y ordenadas. Pasa de grandes metas a unas más pequeñas y que éstas tengan nombre y apellido.
    Beatriz Valderrama, psicóloga y coach, que ha presentado dos de sus libros en nuestra Escuela, habla del modelo RITMO para describir las cinco características que debería cumplir un objetivo: Realista (que ofrezca posibilidades de éxito), Inspirador (que suponga un reto de crecimiento), Temporalizado (recupera tu agenda si la has abandonado estos días), Medible (cuantificables y/o tangibles) y que sea una Oportunidad (que se defina en términos positivos). En definitiva que sean metas acordes a tus capacidades, fuerzas y recursos y que además estén ordenadas en función de tus prioridades (será otra de las reflexiones a hacer en el paso número uno: ordenar las acciones en función del nivel de importancia no de urgencia).
  • Organiza tu energía: detrás de la planificación del tiempo hay una persona, con sus características únicas y un elemento fundamental a tener en cuenta es detectar nuestras horas pico de productividad. En función de esto, decidiremos ordenar la lista de acciones; señalo la palabra acciones porque también nos ayudaría en este diálogo interno (al que hacía referencia unas líneas más arriba) pasar del “tengo que” al “voy a”, trasladándonos así de las obligaciones a las decisiones.
  • Evalúa y ajusta cambios: es importante que midas tu progreso, que reconozcas aquello que has alcanzado por pequeño que sea y disfrutes de ello porque eso alimenta la motivación. Pero además, identifica con claridad lo que interfiere ya que nos ayudará a ir introduciendo modificaciones (si las necesitamos) dirigidas a mejorar nuestro plan de acción y así no abandonar nuestro propósito ante la aparición de posibles dificultades. Esto implica, una vez más, salir de nuestra zona de confort, cambiar cuando pensabas rendirte e incorporar estrategias nuevas.
  • Visualiza tus logros: los atletas visualizan el proceso no sólo la subida al podio. Conecta además con los beneficios y la satisfacción de haber alcanzado lo que deseabas y de hacer lo mejor que sabes de la mejor manera que eres.
    La mente es muy poderosa y tiene la capacidad de modificar nuestra realidad tangible. Utiliza la imaginación a tu favor: visualiza el recorrido que querrías hacer durante esos ratos que hemos subdividido del día. Cuando creamos una realidad subjetiva, tanto mental como emocional, nuestro cerebro genera una pauta de conducta acorde y nos capacita para dar respuestas más adaptativas y funcionales además de aumentar nuestro nivel de confianza para hacer frente a las adversidades. De esta forma, aumentamos la probabilidad de que ocurra aquello que nos hemos propuesto.

 

La motivación es una herramienta fundamental para obtener resultados en los diferentes ámbitos de nuestra vida cotidiana. Permítete soñar despierto/a y asume el compromiso – con esfuerzo, perseverancia y dirección – de alcanzar tus sueños poniendo en práctica estos consejos sobre cómo automotivarte.

¡Mucho ánimo y recuerda #YoMeAutomotivoEnCasa!

Berenguela Monforte Sáenz
Unidad de Psicoterapia y Formación
Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales – UPM