Entradas recientes

@industrialesupm

Nuestro Catedrático de Ingeniería Química Gabriel Pinto Cañón, galardonado con el Premio COSCE a la Difusión de la Ciencia 2020. ¡Enhorabuena! etsii.upm.es/saladeprensa/a…

La semana pasada del Twitter de Escuela Industriales vía Hootsuite Inc.

Instagram

Recibir IN-ON

Experiencias de la Escuela Digital 1

experiencias escuela digital

Experiencias de la Escuela Digital 1

EL ANTES

 

¿Cómo fue la primera sensación de enfrentarte a esta nueva situación?

 

 “Incertidumbre, desconcierto, reto y rápida reacción”

Rubén Abbas Cámara: Incertidumbre la duración, las posibles alternativas para la docencia. Al principio nunca contemplé la evaluación on-line, por lo que en el momento inicial no fue mi principal preocupación.

Antonio Barrientos: Premura (clase al día siguiente) por hacer llegar a los alumnos los medios por los que se iba a impartir la clase.

Eduardo Caro: Que desgraciadamente se perdería la cercanía entre el alumnado y el profesor.

Eduardo de la Torre: «El paso de situación normal a confinamiento fue tan rápido que el día anterior a la orden de la Comunidad de Madrid de suspensión de docencia me comprometí con los alumnos de lastres asignaturas de Máster que imparto en este semestre a reforzar los contenidos mediante notas al pie de las transparencias que uso en clase, asumiendo que, durante un tiempo, sólo se podría estudiar offline. Mi última clase fue de las últimas de la ETSII (hasta las 8:30 de la tarde, por entonces era noche), y fue un poco de despedida, augurando que podría ser más de los quince días inicialmente planteados. AL llegar al despacho por última vez antes del confinamiento para recoger, me llevé el lector de DNI digital, que he usado muchísimo, y la carpeta con los papeles para mi acreditación a Catedrático de Universidad, que no he tenido tiempo de abrir.

El cambio entre bimestres en el Máster, con una semana sin docencia, ayudó a poder reaccionar y prepararnos en la Unidad Docente. Otras asignaturas de grados diversos reaccionaron a toda velocidad y no se suspendieron clases. Por entonces estuvimos que si Zoom, que si Teams, que si Skype empresarial, etc. Tras comprobar que las clases online eran posibles, adquirí una licencia de Zoom (también para uso personal), y desde entonces los alumnos han tenido la totalidad de las clases y, además, contenidos suplementarios tal como me comprometí, lo cual requiere más esfuerzo del que consideré al principio.

Y llega el momento de la primera clase. Técnicamente, todo bien. Convocatoria de zoom por Moodle, todos los alumnos preparados a su hora y cero cortes (hasta ahora igual, las comunicaciones están cumpliendo bastante bien), es decir, sin problemas.  Mi problema es no poder tener la realimentación de ver las caras de los alumnos para ver si debo repetir algo o no y, de hecho, la sensación es que a veces parece que le hablo a mi pared, y esto es lo que más me desagrada. Hay cuestiones, hay chat, ha aumentado el número de correos de manera exponencial, sin perspectiva de que esta curva se doblegue. Sinceramente, creo que mi intención general de mantener un vínculo cercano con mis alumnos, ser cordial e incluso a veces amigable en el trato, se ven muy mermados por esta distancia telemática.

No me gustaría que esta situación durase demasiado tiempo, y menos aún que se cronificase. «

Ismael Diaz Moreno: Inicialmente un poco desconcertado por el cambio tan brusco que suponía la situación que se presentó. Pasado el susto inicial, la sensación era doble. Por una parte, de inquietud, por cómo podría afectar esto a la formación de nuestros alumnos y a nuestras titulaciones. Por otro lado, tenía la sensación de que se presentaba ante nosotros un nuevo reto, el cual nos permitía explorar un modelo de enseñanza diferente con nuevos horizontes y oportunidades.

Jesús Félez: Que teníamos que afrontarla positivamente intentando hacerlo lo mejor posible, minimizando en la medida de lo posible los impactos en los estudiantes y en nosotros.

Linarejos Gámez: Afrontar un nuevo reto.

Pablo Garrido: Pablo Garrido: Extraña, fría, diferente, distante. Cambia mucho la situación de estar cara a cara con los alumnos frente a estar “hablando” a una pantalla. ¿Lo estarán entendiendo? ¿Me estarán siguiendo? La cara de admiración, extrañeza, sorpresa, susto, motivación… son un indicativo muy preciso del desarrollo de una clase. Aquí se denota la importancia de la comunicación en un aula presencial y las ventajas que debe suponer frente a un aula virtual. Es importante también mostrarse igual de disponible y abierto para que los alumnos pregunten sus dudas tanto en clase como en tutorías y que nos noten en ese sentido “igual de cerca”. Por otro lado, por lo menos al principio, tienes la preocupación inicial de si funciona o no toda la parte técnica (audio, compartir pantalla…).

Araceli Hernández Bayo: «Fue de desconcierto e impotencia. Desconcierto por no saber cómo gestionar el reto de adaptar la docencia, por tener que compaginarlo con una situación familiar nueva, por afrontar también como sociedad una circunstancia difícil y dolorosa…Impotencia por sentirme privada de mis herramientas habituales para dar clase y «»conectar»» con mis alumnos, me sentía un poco «»manca»» para dar las clases de esta manera.»

Raquel Martínez: Sobre todo curiosidad y participar en un reto nuevo, en una nueva experiencia que podía ser enriquecedora para los alumnos y para mí.

M Luisa Mtz Muneta: Con las noticias que estaban llegando de Italia; la posibilidad de que aquí ocurriera lo mismo nos parecía lejana pero probable y empezamos a pensar en una posible impartición online.  Ya teníamos una cierta experiencia en la realización de MOOCs y conocíamos ciertas herramientas. De cualquier forma fue enfrentarse a algo desconocido y producía un cierto vértigo e incertidumbre.

Juan M. Muñoz Guijosa: Garantizar la seguridad y necesidad de generación en tiempo récord de nuevos contenidos y metodologías.

Miguel Ortega Mier: Tenemos los medios (y si no se buscan), podemos con ello.

Ricardo Perera Velamazán: Fue bastante natural porque llevo impartiendo un Título Propio on-line desde hace varios años, con lo cual para mí la transición fue prácticamente inmediata.

Gregorio Romero: Caos, pocas directrices claras, profesorado cada uno en una dirección y opiniones distintas.

Pedro Velarde Mayol: Incertidumbre, algo de desconfianza, necesidad de reaccionar inmediatamente para afrontar la situación.

Este es el primero de una colección de artículos dedicados a analizar la experiencias de la escuela digital, el antes, el ahora y el después respecto al tiempo de confinamiento que hemos vivido. Tanto desde el punto de vista de nuestros profesores, como el de nuestros alumnos.

Pudes ver el siguiente artículo en el que los profesores siguen hablando del Antes: Experiencias Escuela Digital. Elementos clave de una asignatura

En este link puedes ver el primer artículo que analiza las percepciones de nuestros alumnos: Sensaciones docencia online – Cambio Sistema Educativo