Recibir IN-ON

Súmate a nuestro Facebook

Instagram

Entradas recientes

Eduardo Caro premio Vector de Oro

Vector de Oro Industriales UPM

Eduardo Caro premio Vector de Oro

Vector de Oro Industriales UPM

La Delegación de Alumnos de la Escuela entregó del Vector de Oro 2015. Este premio que se lleva entregando desde 2010 tiene como objetivo premiar al mejor docente de toda la escuela en función de la valoración personal del alumno, así como premiar también al mejor docente de cada especialidad.

La Delegación de Alumnos tiene como objetivo mediante la entrega de este premio seguir fomentando la calidad docente, así como reconocer públicamente a aquellos profesores que deben servir de modelo para lograr una educación de calidad.

“Un buen profesor deja su impronta, y por ello los alumnos estamos agradecidos” dijo David de Delegación.

Este año han participado 882 alumnos en las votaciones y 122 profesores han sido votados.

El ganador del Vector de oro al mejor profesor de la Escuela ha sido Eduardo Caro

¿Qué significa para ti, que eres muy joven, recibir el premio Vector de Oro?

Precisamente porque eres joven y no tienes mucho recorrido como docente te preguntas muchas veces si vas en la dirección adecuada, si es así como lo debes hacer. Personalmente, este reconocimiento, por otra parte tan inesperado y tan inmerecido, me alienta mucho a seguir trabajando como hasta ahora, a seguir aprendiendo.

Me siento abrumado por el apoyo de tantos otros compañeros profesores y muy agradecido a los alumnos… Mi más sincero agradecimiento a todos aquellos alumnos que, por su interés, perseverancia y esfuerzo, hacen que los docentes intentemos dar lo mejor de nosotros mismos.

Este reconocimiento me hace pensar en la gran responsabilidad que tenemos los profesores, ya que influimos en el alumnado aunque no nos demos cuenta. La Universidad no sólo forma “profesionales”, sino sobre todo “personas”. Ahora me siento más comprometido con ellos.

¿Qué te aporta personalmente la docencia?

Quizá me falta perspectiva porque llevo poco tiempo dedicándome a la docencia, pero sí puedo decir que desde que doy clase y trabajo con alumnos he tenido que enfrentarme a algunos retos que hace años eran impensables para mí y por eso creo que me ha ayudado a crecer como persona en muchas facetas. La docencia, además, me resulta muy estimulante, muy gratificante y, sinceramente, disfruto mucho en el aula.

 ¿Alguna clave de motivación que uses con tus alumnos y alumnas?

No sé, no tengo ningún “libro de recetas”… A mí me pasa que cuando un grupo responde, se inicia una conexión en la que creo que ellos disfrutan y yo también. Disfrutar en clase ya sabemos lo que es: no elimina las clases teóricas ni las dificultades de la materia y tampoco exime de bastante trabajo… pero, con todo eso, si uno se aplica a fondo, creo que se puede llegar a disfrutar. Son los alumnos que están en este plan los que me motivan a mí y me hacen a veces disfrutar tanto en las clases.

 ¿Cómo crees que será la docencia en la Universidad en un futuro a medio plazo?

Pues… ¡yo no soy ningún experto! (risas). Me imagino que el futuro de la docencia pasa cada vez más por un mayor empleo de las nuevas tecnologías, el uso de materiales o tutoriales en internet, o la utilización cada vez más general de campus o aulas virtuales. Todo esto está muy bien como apoyo a la docencia directa, pero bajo mi punto de vista, no creo que pueda sustituirla… Los profesores que a mí me ayudaron más, me aportaron muchas, muchísimas más cosas que meros “conocimientos técnicos”. Y eso se consigue en el día a día y con el trato cercano.

 ¿Cómo fomentarías la vocación por ser docente en los jóvenes?

 Supongo que la vocación no es algo que haya que fomentar de forma directa, sino que si se tiene, crece cuando se recibe el estímulo adecuado. En mi caso, en mi etapa universitaria, hubo varios profesores que admiraba, y contribuyeron a despertar mi vocación docente. Con algunos de ellos mantengo todavía el contacto y su ejemplo siempre me ha animado en épocas de incertidumbres o dificultades.

Los FINALISTAS del premio al mejor docente de toda la escuela, por orden de más votados a menos:

Javier García de Jalón, Antonio Barrientos, Jose María Cabanellas, Araceli Hernández, Jaime Rodríguez, Raquel Martínez, Luis Seidel, Carlos Molpeceres , Eduardo de la Calle y Manuel Laso.

Los ganadores del premio al mejor docente de cada especialidad han sido:

Álvaro García (Organización), Antonio Barrientos (Automática y Electrónica), Adolfo Narros (Química), Javier García de Jalón (Mecánica), Antonio Portolés (Materiales), Ricardo Perera (Construcción) Jaime Rodríguez (Eléctrica), y Pedro Velarde (Energía).